Los zapatos de ante nos conquistan a muchas de nosotras, porque son muy elegantes y no pasan de moda.

Y es que, reconozcámoslo: llevar un calzado de este tejido suele ser sinónimo de sofisticación.

Cómo limpiar zapatos de ante

Sin embargo, los zapatos de ante tienen un problema importante: se manchan fácil y en cambio, limpiarlos es difícil.

De todos modos, ¡tranquila! Hay opciones que funcionan, así que aquí voy a contarte cómo limpiar los zapatos de ante.

¡Toma nota, amiga!

¿Por qué el ante es tan complicado (y delicado) de limpiar?

El ante es un material que encontramos frecuentemente en chaquetas, bolsos y zapatos sobre todo.

Se trata de una tipo de piel suave y flexible. Y todas lo sabemos, ¡muy difícil de limpiar!

Pues bien, si el ante es tan complicado de limpiar es por sus propias características.

El ante tiene un tacto suave y poroso que hace que la suciedad entre fácilmente en él, y es igual de difícil que salga.

Limpiar zapatos de ante

Sin embargo, esto no quiere decir que sea absolutamente imposible.

Sí, es cierto que el ante es muy complicado de limpiar, pero podemos aplicar algunos trucos según el tipo de mancha que tengamos que tratar.

5 trucos para saber cómo limpiar tus zapatos de ante según el tipo de mancha

Como te decía, limpiar los zapatos de ante es una tarea que tiene su “miga”, pero no es algo imposible.

Por eso, a continuación vamos a ver cómo podemos limpiar cada tipo de mancha en unos zapatos de ante:

Manchas de barro y polvo

Seguro que te ha pasado alguna vez que cuando vas a sacar tus zapatos de ante después de un montón de tiempo guardados, te los encuentras llenos de polvo.

Y claro, en ese momento te llevas las manos a la cabeza y piensas “¡precisamente los de ante, con lo delicados que son!”.

Bueno, que no cunda el pánico, porque el polvo es de lo más fácil que puedes limpiar en unos zapatos de ante.

Básicamente lo que necesitas es un cepillo específico para calzado, bastante suave, para arrastrar el polvo y quitárselo a los zapatos.

Si no tienes un cepillo de este tipo, puedes utilizar un cepillo de dientes que esté sin utilizar, pero siempre que sea suave.

Y una vez cepillados los zapatos, si ves que no han quedado del todo bien, puedes pasar un paño muy poco húmedo para terminar de limpiarlos.

Ahora vamos a por las manchas de barro.

Yo te diría que antes de ponerte unos zapatos de ante, te pienses muy bien por dónde vas a pisar.

Pero claro, esto es un poco hablar por hablar, porque no siempre podemos tenerlo todo previsto.

Que igual tenías un evento especial y no esperabas que en el aparcamiento del lugar de celebración estuviera todo lleno de barro.

La cuestión es que para limpiar el barro tienes que esperar primero a que este esté seco, y en ese momento, seguir los mismos pasos que con las manchas de polvo.

¿Que las manchas no terminan de salir? No te preocupes, puedes coger una lima de uñas o algo similar y pasarlo con mucha suavidad para terminar de retirar el barro, ¡recuerda hacerlo con mucha delicadeza!

Cómo limpiar el ante de los zapatos

Manchas de grasa o aceite

Sé que si ves una mancha de este tipo en tus zapatos de ante te puede “dar algo”. Es normal, a mí también me pasaría.

Pero una vez más te digo que no te asustes, porque aún puedes salvar tus zapatos de ante.

Son varios los productos que podemos utilizar para intentar limpiar esas manchas grasientas de nuestros zapatos de ante.

Y la clave está en usarlos con cuidado, sobre todo algunos que son más fuertes.

Empecemos por la opción menos agresiva: los polvos de talco. Si la mancha aún no está seca, puede servir.

Cubre la mancha por completo con los polvos de talco, espera que se seque y cepilla.

Es posible que no necesites nada más, porque el talco puede absorber la mancha.

Ahora bien, si la mancha está seca, yo de ti empezaría por el amoniaco.

No utilices amoniaco puro. Lo que tienes que hacer es diluir un poco de este producto en bastante agua.

Coge un cepillo, mójalo en la mezcla y frota, en la misma dirección todo el tiempo.

A continuación debes pasar un paño humedecido solo ya con agua, y dejar que los zapatos se sequen a su aire.

Si lo del amoniaco rebajado en agua no funciona, el siguiente paso sería recurrir a un producto desengrasante.

No eches un desengrasante de manera directa sobre los zapatos. En lugar de esto, humedece un paño con el producto, y frota la mancha haciendo la menor presión posible.

En principio, con el desengrasante ya debería desaparecer la mancha de ante. Si no es así, ya sí te diría aquello de “mal asunto…”.

Manchas de pintura

La verdad es que estas son las manchas a las que más tenemos que temerles en unos zapatos de ante.

Quien habla de pintura habla de pintura de todo tipo, desde la de las paredes hasta la de las uñas, ¡cualquiera!

En este caso, en primer lugar tenemos que proceder como con las manchas de barro.

Lo que ocurre es que si la mancha ha “agarrado” demasiado, vas a tener que repetir todo el proceso más de una vez.

Y si la mancha persiste, debes buscar algún producto un poco más fuerte, pero recuerda hacer antes una prueba en una parte no visible del zapato por lo que pueda pasar.

Es decir, si el zapato por dentro también es de ante, prueba ahí. Si no, prueba por una parte lo menos visible posible.

Aunque veas que el producto no destiñe el zapato al hacer la prueba, aplica el producto con mucha delicadeza.

Finalmente, pasa un paño húmedo, deja el zapato secar y cepíllalo.

Cómo limpiar los zapatos de ante

Manchas de humedad

Las manchas de humedad de los zapatos de ante se pueden quitar con…¡Tónica!

Te habrá sorprendido, pero suele funcionar. Simplemente tienes que impregnar un paño limpio en tónica y pasarlo por la mancha.

A continuación sécalo con otro trapo, ¡nunca con calor directo! Es decir, ni se te ocurra pasarle el secador.

Rozaduras y otras marcas

Para este tipo de manchas puedes utilizar una goma de borrar de las de toda la vida, de las que llevan los niños al colegio, pero de un color neutro o parecido al del zapato, ¡que si no, la liamos!

También puedes utilizar una goma especial para tejidos delicados que de los que venden en las droguerías.

En este caso solo tienes que frotar la mancha hasta que se elimine, y cepillar después con un cepillo adecuado y en la misma dirección todo el tiempo.

Cómo limpiar zapatos de ante o gamuza

¿Qué productos debo usar para la limpieza de unos zapatos de ante?

Como hemos visto, los productos que podemos utilizar para limpiar unos zapatos de ante pueden ir desde un poco de tónica, hasta amoniaco rebajado en agua, y un producto desengrasante en los casos más complicados.

Ten siempre en cuenta cada tipo de mancha y sigue los consejos que hemos visto antes.

El ante es un tipo de tejido demasiado delicado como para andar experimentando, ¡yo no te lo recomiendo!

Cómo limpiar unos zapatos de ante

Por otro lado, recuerda comenzar siempre con los productos menos agresivos.

Ya habrá tiempo de pasar más “a la acción” si un producto no da buenos resultados.

Y bueno, estos son todos los trucos que quería contarte para limpiar tus zapatos de ante.

Quizás tú conozcas alguno más, y en ese caso, ¡me encantaría que lo compartieras conmigo! Cuéntamelo en los comentarios, por favor.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.