Si eres amante del taconazo, como me pasa a mí, seguro que los stilettos están entre tus zapatos favoritos.

Pero, ¿cómo podemos llevar estos zapatos sin que nos hagan daño y que por lo tanto, nos sirvan para ir elegantes? Que a fin de cuentas, es de lo que se trata.

¿Qué son los zapatos stilettos?

No te preocupes amiga, porque en esta ocasión voy a contarte todos los trucos para llevar los stilettos lo mejor posible.

¡Vamos al lío!

¿Qué son los Stilettos?

Los stilettos son, para entendernos, los “taconazos”. Es decir, son zapatos de tacón de aguja muy alto que pueden llegar a superar una altura de 10 centímetros.

Poniéndonos “estrictas”, se le puede llamar stilettos a cualquier tipo de zapato con un tacón de esas características, sea un zapato de salón, una sandalia o un zapato abotinado.

Pero a la hora de la verdad, cuando hablamos de stilettos, tendemos a pensar más bien en un zapato tipo salón pero con un tacón de infarto. Algo así como esto:

Zapatos stilettos cómodos

¿Y por qué el nombre de “stilettos”? Pues bien, esto se debe a que ese esa es una palabra italiana con la que nos referimos a un cuchillo larga o una daga.

Claro, como estás pensando: justo a lo que nos recuerda el tacón de un stiletto.

Origen e historia de los zapatos stilettos

Los zapatos stilettos surgen en el siglo XX, en concreto en los años cincuenta, de la mano e los diseñadores Salvatore Ferragamo, André Perugia y Roger Vivier.

Por aquella época, Marilyn Monroe los lució y los puso de moda, y son muchas las imágenes inolvidables de esta estrella con los stiletto.

Durante los años sesenta la popularidad de los stiletto siguió aumentando, si bien este calzado sufrió un cierto declive en los setenta.

Ya en la época de los ochenta, los stiletto vinieron de vuelta y lo hicieron para quedarse entre nosotras parece que ya de forma definitiva.

Consejos para llevar unos stiletto bien y con estilo

Es evidente que los stilettos sientan de maravilla. Pero seamos realistas: de cómodos no tienen nada de nada.

Y justo por eso, para lucirlos con estilo tenemos que seguir algunos consejos porque si no, se nos pueden volver en contra: podemos ir como “un pato mareado” andando con ellos.

Zapatos stilettos dorados

Entonces, yendo al grano, ¿quieres saber cuáles son los mejores trucos para llevar unos stilettos y que no te den el día (o la noche)? Apunta:

Lleva un “plan B” en el bolso

Sé que no quieres verte con unas bailarinas en una boda o en cualquier otra celebración especial.

Pero lo que sí que no querrás es verte descalza porque no soportas tus stilettos más.

Así que te recomiendo que siempre lleves un zapato cómodo y plano en la “recámara” por lo que pueda pasar.

Mejor que sea flexible, para que puedas acoplarlo bien y que no te ocupe mucho sitio.

También es importante que lleves plantillas de distinto tipo, ¡quizás puedas evitar las manoletinas!

Descansa siempre que lo necesites

Ya sabemos que los stilettos no son para correr una maratón, pero es que tampoco te vas a poder permitir andar con ellos mucho rato seguido (a menos que seas una máquina en esto de llevar tacón).

Antes de que los pies te pidan socorro, para un poco. Si esperas a que ellos te den la señal de alarma, igual luego no puedes dar ni un paso.

Zapatos stilettos animal print

Nada de llevar un número menos

Es probable que alguna vez hayas llevado un número más pequeño que el tuyo en el calzado, porque el tuyo te hacía algo de hueco por la parte del talón y este efecto no te gustaba, o para que no te sobrara planta en las sandalias.

Cuidado con este tipo de ideas con los stilettos. Recuerda que estos zapatos no son los que mejor apoyo te ofrecen, así que el equilibrio lo vas a tener que poner tú.

Y si no llevas tu talla, ¡tarea imposible!

Alíate con las plantillas

Intenta utilizar plantillas siempre que el zapato te lo permita.

La suela de los stilettos es demasiado fina y no protege nada, y además, este zapato es tan empinado que las posibilidades de sufrir algún tipo de accidente aumentan.

Llevar plantillas te servirá para reducir el impacto sobre el suelo y la diferencia de altura entre la punta del pie y el talón.

Y sin embargo, ¡tú seguirás luciendo monísima de la muerte!

Zapatos stilettos rojos

Une tus dedos (sí sí, como lo lees)

Quizás esto te suene raro, pero un buen truco en esto de llevar los stilettos es unir los dedos tercero y cuarto de los pies, a partir del meñique.

¿Por qué? Muy sencilllo: porque de este modo restarás presión de la bola del pie, y evitarás un poco el dolor en el nervio que se encuentra entre esos dos dedos.

Adopta una posición adecuada

A la hora de llevar unos stilettos, es fundamental estirar bien las piernas todo el tiempo y llevar la espalda bien recta también.

Si no vas así, ¡no lucirás estos zapatos con elegancia! De hecho, si te fijas, así es como van las modelos cuando los llevan.

Trata de ir segura

Tienes que tratar de encontrar ese punto entre ir con precaución al llevar los stilettos y no perder la confianza en ti misma.

Si vas con inseguridad, te aseguro que te va a resultar aún más complicado llevarlos.

El problema es que vas a poner el foco en lo mal que vas, en cómo te ven los demás, ¡y no en cómo llevar tus stilettos!

Recuerda que tienes que ir bien erguida, pero por lo demás, ¡no te obsesiones!

Cuando empieces a ponerte nerviosa, céntrate en lo guapísima que vas con tus stilettos, ponte recta, ¡y para adelante!

Zapatos stilettos

Elige un stiletto sin mucho arco

Ningún stiletto va a ser cómodo del todo, pero dependiendo del modelo, puede serlo más o menos.

Fíjate en que el arco que está en la plantilla y hasta el tacón no sea demasiado pronunciado, porque en ese caso, ¡serán aún más incómodos!

“Prepárate” un poco

Si no estás acostumbrada a llevar stilettos, es importante que “ensayes” o “entrenes”.

Te aconsejo que antes de ese día que tienes que llevar estos taconazos, empieces yendo a la calle con otros tipos de tacón más bajos y anchos para ir “haciéndote” a las alturas de forma progresiva.

También te recomiendo que antes de ponerte esos stilettos que vas a tener que llevar al final, te pegues algunas caminatas con ellos en casa.

Y bueno amiga, esto es todo lo que tenía que contarte acerca de los zapatos stilettos.

¿Tienes algún truco más para llevarlos con clase y sin que te den “la lata”? ¡Cuéntamelo en tus comentarios!

 

 

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.