Cada una tiene su estilo y debe llevarlo por bandera, por supuesto. Pero hay ocasiones en las que hay que dejar a un lado el gusto propio y atenerse un poquito a las normas.

Esto sucede por ejemplo en las entrevistas de trabajo, donde se impone un dress code, aunque no esté escrito en ninguna parte.  Y es que esta es una cita que puede determinar el futuro de una, ¡no se puede ir de cualquier forma! Cómo vestir para una entrevista de trabajo

Si tienes por delante una entrevista de empleo y el tema de la ropa te tiene un poquito nerviosa, relájate, que voy a hablarte justo de eso.

Presta atención, y cuando termine este post, ya sabrás cómo hay que vestirse para una entrevista de trabajo.

¡Vamos al lío!

Prepara con antelación la ropa que usarás para la entrevista

Esta es una cuestión que no se puede dejar para el último día, porque hay que dar una imagen impecable.

Por eso, la ropa que vas a llevar a la entrevista tienes que tenerla lista desde unos días antes.

Y para eso, voy a sugerirte algunas pautas que debes tener en cuenta:

Sigue la lógica

Ni que decir tiene que a una entrevista de trabajo hay que ir siempre bien vestida, sea donde sea el empleo.

Ahora bien; no vas a ir igual a una entrevista para ser camarera en un pub chill out que para trabajar en un bufete de abogados, ¿no te parece?

En el primer caso sobra la corbata, y en el segundo no tiene que haber un ápice del estilo boho chic.

Por eso, lo primero que hay que hacer es pensar con la cabeza. ¿Cuál sería un look perfecto dentro del contexto del trabajo que quieres conseguir? Ahí tienes la primera pista.

Trata de informarte

Según el tipo de trabajo al que aspiras, tú ya tienes una idea de cómo puedes tener que ir a la entrevista.

Pero nunca está de más hacer un pequeño trabajo de investigación y tratar de saber cómo se visten en la empresa en la que quieres entrar.

Si no conoces a nadie en esta lugar, te toca darte una vuelta por allí. La información es poder dicen, no lo olvides.

Look para entrevista de trabajo

Lava la ropa con tiempo suficiente

Puede que hayas pensado que lo mejor es lavar la ropa el día antes, pero esto es un error. Imagina que esa prenda que habías elegido sale ligeramente desteñida de la lavadora, por ejemplo.

Tienes que preparar toda la ropa con unos días de antelación, para que si sucede algo, tengas tiempo para sustituirla.

Plancha toda la ropa, ¡que esté perfecta!

Puede que no te guste planchar, de hecho es lo habitual. Pero a la hora de ir a una entrevista de trabajo, tienes que dar una impresión impecable.

Y eso, te guste o no, suele pasar por la plancha. Saca un rato, ¡que tampoco es para tanto, mujer!

Ten un plan B

Más allá de lo que te acabo de comentar, yo incluso te recomiendo tener un “look de repuesto”. Puede sonarte muy exagerado, pero, ¿y si justo saliendo de casa te manchas?

También puede suceder que a última hora, una de las prendas que habías elegido no termine de convencerte, porque veas algún detalle del que no te habías dado cuenta antes.

Piensa bien tu outfit, pero ten un plan B por si acaso.

Ojo con los zapatos, que también cuentan (y mucho)

No es de recibo presentarse en una entrevista de trabajo con un conjuntazo imponente de limpio y bien planchado y unos zapatos siquiera un poco sucios, rotos o estropeados.

El calzado tiene que estar a la altura de la ropa al asistir a una entrevista de trabajo. El reclutador también sabe mirar hacia el suelo, ¡recuérdalo!

3 looks aptos para vestirse en una entrevista de trabajo

Como te comenté muy atrás, para elegir el outfit adecuado para una entrevista de trabajo, hay que tener en cuenta el tipo de empleo al que se está postulando.

Así que, no me daría la vida para hablarte de todos los posibles looks para ir a una entrevista de empleo, ni a ti para leerme, ¡claro está!

Pero si nos ceñimos a las entrevistas para los típicos trabajos de oficina, de atención al público en una empresa, etc., sí puedo contarte algunos looks que resultan de lo más apropiados.

Toma nota:

1- Blusa blanca y pantalón negro

Un look sobrio y elegante como este siempre es una apuesta segura.

Puedes llevarlo tanto para una entrevista para una tienda de ropa de mujer como para trabajar de cara al público en una clínica, por poner algún ejemplo.

Para rematar el conjunto podrías llevar un zapato negro, de tacón pero no excesivamente alto. El bolso podría combinar el negro con el blanco, o con un suave color neutro como el marrón para romper un poco la baraja.

2- Traje de chaqueta

El traje de chaqueta, tanto de falda como de pantalón, también es siempre una buena opción para una entrevista de trabajo.

A menos que sea en un lugar demasiado serio, yo no te recomiendo el negro, porque sería un conjunto demasiado oscuro.

En cambio, yo de ti sí me decantaría por un elegante traje de chaqueta en tonos marrones o un gris suave. Y la camisa, ante la duda, siempre blanca.

Traje de chaqueta

El zapato, una vez más, de tacón, negro y no súper alto. Y yo elegiría un bolso pequeño, de un tono similar al del traje de chaqueta pero no igual (que haga un poco de contraste).

3- Falda gris de tubo y camisa

Una prenda por excelencia en las entrevistas de trabajo es la típica falda de tubo en tono gris.

Yo la combinaría de nuevo con una camisa, preferiblemente en color blanco, aunque quizás el negro no case mal según el tipo de trabajo.

Para rematar el look, de nuevo el tacón negro es la opción preferente. En este caso, yo elegiría uno un poquito más alto que en los oufits anteriores, pero sin pasarme de rosca. Y un pequeño bolso nero también.

Consejos para vestir para una entrevista de empleo

Para finalizar, quiero darte unos consejos que creo que debes seguir para vestirte en estas ocasiones:

Menos es más

Por lo general, en un look para ir a una entrevista de trabajo no caben las estridencias. Los tonos deben ser neutros y suaves, y no hay que recargar demasiado el conjunto en ningún caso.

Los accesorios, en su justa medida

Siguiendo la misma filosofía, los complementos deben tener un papel muy puntual.

Se admite un anillo sencillo, una cadenita muy fina o unos pendientes de perla por ejemplo. Pero no abuses de los accesorios.

Nada de llevar zapatos abiertos

Las sandalias, déjalas para cualquier otra ocasión que no sea esta. En la entrevista de trabajo no hay que lucir pies bonitos.

Como mucho, puedes llevar un tacón con una tira por detrás que deje entrever el talón. Pero si puedes evitar esto, mejor.

Las medias, buenas aliadas

Las medias (de color natural y sin estampados) dan un toque de sofisticación pero no recargan el look, por lo que siempre son bienvenidas para ir a una entrevista de trabajo.

Medias naturales

Péinate sencilla y bien

No puedes llegar a la entrevista con los pelos de cualquier forma, ni tampoco hacerte un súper peinado.

Tu melena suelta bien peinada o un recogido sencillo estarán bien.

El maquillaje, natural y sobrio

Siempre es buena idea maquillarse para una entrevista de trabajo, pero con tonos naturales y sin exageraciones.

Un rosa o un marrón suave para los labios irá bien. Los ojos pueden ir solo con la raya negra o con una sombra muy discreta.

Y tus uñas tienen que estar perfectas, estén pintadas o no. O muy bien recortadas o, si las llevas largas, muy limpias y arregladas. Puedes pintártelas, pero solo con brillo o con manicura francesa o similar.

¡Terminamos! Ya te he contado cómo hay que vestirse para una entrevista de trabajo. Y creo que si sigues estos consejos, tu look será todo un acierto.

En resumen, yo diría que se trata de ir sencilla, elegante y fina. Dando una imagen de profesionalidad ya antes de entrar en la empresa.

¿Quieres contarme cómo irías tú a este tipo de entrevistas? ¡Estaré encantada de saber cuáles son tus trucos!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.