Falda camuflaje + negro

Camuflaje + negro 🦅

Lunes, 28 de enero de 2019

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¡Hola, hola bombones! ¿Cómo estáis? Comenzamos la semana con un nuevo look y con muchísimas ganas de hacer cositas en familia los tres juntos. Bien es cierto, que los planes con un bebé cambian y últimamente lo único que me apetece es: DORMIR, DORMIR  DORMIR…pero todo compensa cuando miro y abrazo a mi pequeña.

Como adoro el color negro y el camuflaje, hoy he querido combinar ambos y la verdad el resultado me chifla. Llevo puesto jersey de ochos super abrigadito, con falda de camuflaje y botas mosqueteras de serraje negras. El toque chic lo da el plumífero verde cacería que es tendencia esta temporada. El resultado es un look de diario genial para salir a tomar algo o pasear cualquier tarde con amigos.

Por otro lado, retomo de nuevo la historia de mi parto y continuo contando por donde me quedé en el post anterior:

Cómo os decía, me hicieron un tacto y se me informa que aún estoy en fase de “preparto” pero que me quedaré ingresada y que ya habían avisado a mi ginecóloga. Ella pasaría a verme más tarde en cuanto llegara. Se me hizo un mundo esas palabras pues ya llevaba seis horas con contracciones cada cinco minutos, pero sabía que cada vez estaba más cerca de conocer a mi niña. Nos miramos emocionados mi chico y yo, y decidimos que ahora ya era el momento de avisar a nuestra familia, por fín después de 40 semanas y un día Julia quería nacer.

Así pues, la enfermera me pone el gotero y me da una bata para que me cambie e ingreso a eso de las 5:00 de la mañana aproximadamente. Un celador vino a por mi y me subieron a la que sería mi habitación. He de decir que al ser la primera vez que pisaba un hospital desde que tengo uso de razón, todo se me hacía bastante raro aunque no estaba nada nerviosa.

Ya en mi habitación junto a mi chico, permanecí recostada con contracciones cada vez más fuertes aunque aún soportables y recuerdo que me invadía un sueño y un cansancio terrible pero en ese momento era imposible pegar ojo.

A eso de las 8:00 horas llegaba al fín mi ginecóloga Paula (era tan de confianza que sentí un gran alivio al verla), que me recomienda que no esté acostada pues así resultaba más complicado dilatar y nos dice que pasaremos de nuevo a monitores para ver que tal íbamos. Al llegar alli, preferí estar sentada en un sillón siguiendo sus recomendaciones y  permanecimos así casi una hora y algo.

Me resultó imprescindible tener un abanico a mano, pues con cada contracción que me venía necesitaba algo de aire fresco y mi chico el pobre estuvo abanicándome toda la noche (como no voy a quererle si es que es un amor).

Al cabo de las 10:00 de la mañana regresa Paula a hacerme un tacto y ver cómo estaba, la verdad que ya me encontraba bastante regular y por suerte al mirarme nos informa que había empezado a dilatar y que estaba ya de tres centímetros que podían ponerme la epidural …

Espero que os haya gustado el look de hoy y que me dejéis comentarios o cualquier cosa que queráis preguntarme. Os leo…

¡Feliz San Lunes!  🙂

1

2

3

4

6

7

8

9

Jersey ‘ochos’: MANGO

Falda camuflaje: PULL AND BEAR

Botas mosqueteras: STRADIVARIUS

Plumífero: BERSHKA

► FOLLOW ME ◄

4 Comments
  • carmenreinado1807@gmail.com
    Posted at 19:58h, 28 enero Responder

    Pues sí, el negro nos sienta muy bien a todas.

    • Sandra
      Posted at 10:31h, 06 febrero Responder

      Muy cierto Carmen, muchas gracias por comentar 🙂 ¡Abrazo fuerte!

  • Carmen
    Posted at 02:52h, 06 febrero Responder

    Me encanta el negro, siempre va bien con todo!!!

    • Sandra
      Posted at 10:31h, 06 febrero Responder

      EL negro es súper combinable, gracias guapa por pasar por el blog 🙂

Post A Comment